Política Digital       Regresar    Imprimir
Política Digital



01/10/2007
De Coahuila, con amor
Una historia ejemplar

Los gobiernos de los estados de Coahuila y Michoacán han realizado un ejercicio de colaboración extraordinario, pero sobre todo ejemplar para el resto de las entidades del país. Esta es la historia, paso a paso, de la serie de actividades que se debieron realizar para que la Procuraduría General de Justicia de Coahuila transfiriera su experiencia a la de Michoacán, en uno de sus aspectos más críticos: la integración y administración de las averiguaciones previas.

 

 

En agosto de 2005 el Gobierno del Estado de Michoacán firmó un convenio con la entonces Secretaria de la Contraloría del Gobierno del Estado de Coahuila. El acuerdo consistía en transferir el sistema de Averiguaciones Previas de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) coahuilense a la michoacana. Dicha aplicación había sido desarrollada internamente por el gobierno de Coahuila, y funcionaba perfectamente bien en la PGJ de esa entidad; Michoacán en cambio no tenía automatizados sus procedimientos de averiguación previa, por lo que la transferencia pintaba necesaria.

 

El convenio se firmó en el marco de una reunión regional del Comité de Informática de la Administración Pública Estatal y Municipal (CIAPEM), ante unas doscientas personas. Pero el software y sus fuentes, que estaban parametrizados y que contaba con sus respectivos manuales de operación, entre otros componentes, no se implementó de manera inmediata, pues hubo que esperar hasta finales del año 2005, cuando Juan Antonio Magaña de la Mora toma posesión como nuevo Procurador General de Justicia de Michoacán. El flamante procurador trae consigo, como una de sus políticas, la modernización y el desarrollo tecnológico de la PGJ michoacana.

 

Medio año después, hacia junio del 2006 se inicia el diagnóstico interno de la PGJ michoacana, por lo que había que decidir si se implementaba una solución desarrollada internamente por otro Estado, si se compraba una solución “llave en mano” de algún proveedor,  o  si se desarrollaba una solución propia.

 

Esta es la historia de cómo se trasladó un sistema automatizado de averiguaciones previas desde Coahuila a Michoacán. Contaré paso a paso, con todos sus detalles, las diferentes decisiones y acciones que se dieron para entregar una idea puntual de lo que significa transferir experiencias innovadoras de un gobierno a otro, algo que esta revista viene pregonando desde hace varios años.

 

 

BÚSQUEDA Y ANÁLISIS

 

MICHOACÁN INVESTIGA: Entre junio y noviembre de 2006, personal de la PGJ de Michoacán se ponen a buscar soluciones informáticas que integren y administren las averiguaciones previas de manera automática. Esto se hace a través de entrevistas y visitas a otras entidades. Se descubre que la mayoría de los Estados contaban con varios tipos de software comercial que no respondían a las necesidades reales de Michoacán, y que en muchos casos eran soluciones obsoletas. Tras la búsqueda y el análisis, la recomendación fue no comprar soluciones “llave en mano”: por caras, porque traen costos ocultos, porque generan dependencia con el proveedor, porque limita la posibilidad de hacer adecuaciones, y porque crece el riesgo de problemas imprevistos para el mediano y largo plazo.

 

MICHOACÁN DISEÑA UN PROYECTO: Paralelamente a la búsqueda de soluciones, en octubre del 2006 la PGJ crea un proyecto de modernización con su respectivo presupuesto. Se consideraron 15 millones de pesos para tal efecto. El proyecto fue entregado al Fondo de Seguridad (FOSEG) con la idea de obtener esos recursos durante el año fiscal 2007.

 

 

MICHOACÁN HURGA EN EL VIEJO CONVENIO: Parte de la investigación consiste en analizar el sistema que fue donado por Coahuila y el convenio de transferencia. Para tal efecto, se solicita la asesoría al Centro de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (CETIC), un órgano desconcentrado del Gobierno michoacano, quienes descubren que el sistema que se iba a transferir al Gobierno del Estado de Michoacán había sido mejorado por el actual Gobierno del Estado de Coahuila, por lo que se hacía necesario conocer el nuevo sistema para valorar su aplicación en Michoacán. 

 

 

MICHOACÁN DOCUMENTA SUS VIEJOS PROCESOS: Mientras unos seguían buscando soluciones, dos ingenieros en sistemas analizaron los procesos y flujos de trabajo de la PGJ con el objeto de documentarlos y, de pasada, volverlos más eficientes.

 

 

APARECE QUERÉTARO EN EL RADAR: En febrero de este año se establece contacto con el Director de Informática de la  Procuraduría de Querétaro que había desarrollado un sistema interno. Tras la autorización del Procurador queretano, los michoacanos consideran la posibilidad de transferir ese sistema. En todo caso, de aquella experiencia recogen la siguiente lección, clave para lo que seguiría: es conveniente integrar un equipo de trabajo con ingenieros en sistemas externos y otros adscritos a la PGJ.

 

 

LA PRIMERA VISITA A COAHUILA: Esta se planeó para el final de la búsqueda porque ya se habían hecho indagaciones previas y porque se contaba, además, con un acuerdo de transferencia. A principios de febrero los coordinadores técnico y jurídico de la PGJ michoacana se trasladaron a Saltillo para evaluar el sistema in situ. Allí revisan la nueva versión y reciben información sobre el licenciamiento de la base de datos, las herramientas de desarrollo que se deben utilizar y los requisitos tecnológicos (redes y servidores) mínimos para sostener la automatización.

 

 

MICHOACÁN TOMA LA DECISIÓN: El equipo que viajó a Coahuila entrega al Procurador su valoración técnico-jurídica, en la que se considera esa aplicación como la más viable, de acuerdo con las necesidades y expectativas de la Procuraduría de Michoacán. Tras recibir el informe, el Procurador autoriza iniciar gestiones para proceder con la transferencia.

 

 

 

¿CÓMO EMPEZAR? LA GESTION DEL PUNTO DE PARTIDA

 

 

EL GOBERNADOR AUTORIZA: El Procurador de Michoacán expone al Gobernador su proyecto para automatizar las averiguaciones previas y transferir el sistema de Coahuila. El gobernador da su visto bueno.

 

 

MICHOACÁN FORMA SU EQUIPO DE TRABAJO: Se forma una fuerza de trabajo dirigida por Julisa Suárez, Secretaria Técnica del Procurador. El equipo inicial lo forman nueve personas. De ellos seis son ingenieros en sistemas, cuatro son externos y fueron contratados por servicios de honorarios. Uno de ellos, René Chávez, habría de ser el líder del grupo; los otros tres eran especialistas en Java y bases de datos. El resto del equipo de ingenieros lo integraron tres profesionales adscritos a la PGJ que conocen al dedillo los procesos internos de la institución. El equipo se completó con dos expertos jurídicos, asesores de la Subprocuradora Regional de Morelia; uno de ellos, Arturo Hernández, fungió como coordinador jurídico del proyecto.

 

 

LOS JEFES SE ENCUENTRAN: El Procurador de Michoacán Juan Antonio Magaña de la Mora viaja a Saltillo el 15 de marzo. Lo acompañan los líderes de su equipo de trabajo: la coordinadora general, el jurídico y el técnico. Por el lado de Coahuila participan en la reunión el Procurador del Estado el Lic. Jesús Torres Charles así como personal de la Procuraduría y de la Secretaría de la Función Pública, quienes hacen una presentación general de la funcionalidad y alcances del sistema; después recorren varias agencias del Ministerio Público para observar su operación. Ese mismo día ambos Procuradores acuerdan transferir la experiencia, y preparar un nuevo convenio para formalizar dicho acuerdo.

 

 

LOS INTERLOCUTORES: Los Procuradores nombran dos enlaces para coordinar los trabajos. Por la PGJ de Coahuila se designa a la directora de Informática, Liliana Dávila, y por Michoacán a Julisa  Suárez, Secretaria Técnica del Procurador.

 

 

SE FIJAN CALENDARIOS DE TRABAJO: Los enlaces establecen un calendario y formato para la capacitación de los michoacanos. El equipo michoacano a su vez, elabora el programa de trabajo con su respectivo cronograma, para tener listo el aplicativo a finales de julio del 2007.

 

 

MICHOACÁN SENSIBILIZA A SUS MANDOS SUPERIORES: El Procurador reúne a todos y cada uno de sus subprocuradores para informarles de su iniciativa y solicitar su apoyo y su colaboración. En esa reunión les instruye que comuniquen lo que ocurriría a los Directores de Averiguaciones Previas y de Control de Procesos de cada Subprocuraduría.

 

 

MICHOACÁN SENSIBILIZA A SUS AGENTES DEL MINISTERIO PÚBLICO: Para hacer partícipes de la modernización a los agentes del Ministerio Público se realizan talleres interactivos de sensibilización, revisión y estandarización de documentos ministeriales para proponer adecuaciones y mejoras. En este proceso participan todos los Ministerios Públicos de la Región Morelia, donde se habría de implantar el sistema en su primera etapa. También participan el Jefe de Agentes, el Director de Averiguaciones Previas, y un representante de cada subprocuraduría, para abarcar a todo el Estado.

 

 

 

LA TRANSFERENCIA TECNOLÓGICA

 

PROGRAMACION JAVA EN MICHOACAN: Entre marzo y abril de este año, se imparte un curso de Java para profundizar conocimientos en este lenguaje de programación. Esto se hace en las instalaciones de la Procuraduría de Michoacán con los 6 ingenieros en sistemas que participarían en el proyecto. Fueron dos horas diarias durante cuatro semanas. El curso lo imparte un experto del Grupo Posadas, empresa propietaria de hoteles como el Fiesta Americana y Fiesta Inn, entre otros.

 

 

COAHUILA INICIA LA CAPACITACIÓN: El equipo de 6 ingenieros, viajan a Saltillo el 15 de abril para recibir una capacitación de 6 semanas. El curso lo imparte el personal de la Secretaría de la Función Pública, y estuvo orientado a la arquitectura del sistema. Los 6 llevan consigo un servidor y computadoras portátiles para ir adecuando los aspectos más importantes de la aplicación, cosa que harían durante el proceso de capacitación; el resto de los cambios se harían una vez que hayan regresado a Morelia.

 

 

EL EQUIPAJE DE LOS MICHOACANOS: Es importante destacar que los viajeros también llevaron consigo el 75% de los documentos ministeriales debidamente estandarizados, redactados y sustentados con base en la legislación michoacana, y que ya habían sido trabajados previamente por los responsables jurídicos y validados por los Ministerios Públicos en los talleres interactivos. El objetivo de la capacitación fue, entre otros asuntos, aprender a integrarlos a la nueva aplicación que se llevarían de regreso a Michoacán. Durante este tiempo la comunicación con el coordinador jurídico fue permanente, vía telefónica y correo electrónico, para plantearle las requerimientos jurídicos y dudas que iban surgiendo en el camino. Así se desarrolló en paralelo un trabajo jurídico y técnico.

 

 

PIEDRAS EN EL CAMINO: Durante su capacitación se detectan alrededor de 500 aspectos que deben no sólo adaptarse, sino mejorarse, para hacer un sistema más eficiente y amigable. Estos representaban el 40% de la aplicación. Pero hay que advertir que la gran mayoría de estas mejoras se refieren a procedimientos y flujos, y no a modificaciones críticas de la arquitectura del sistema coahuilense. Juntos, personal de la SFP del estado norteño que impartían el curso, y los michoacanos, aprovecharon la capacitación para realizar los cambios más importantes.

 

 

EL JURÍDICO LLEGA A FISCALIZAR: Durante la quinta semana de la capacitación, la penúltima según el programa, se traslada a Saltillo el coordinador jurídico de la Procuraduría de Michoacán, Arturo Hernández, para revisar si los temas procesales requerían ajustes o mejoras, si los documentos se estaban subiendo a la nueva aplicación de forma adecuada, y para conocer los módulos y procesos del sistema para sugerir ajustes o modificaciones. Su visión y experiencia penal y procesal permitieron detectar insuficiencias y efectuar mejoras.

 

 

SALDOS DE LA CAPACITACIÓN: Al concluir el curso de 6 semanas, no sólo se conocía perfectamente la arquitectura y estructura interna del sistema, sino que se había adelantado un 15% del trabajo de adaptación a las necesidades de la Procuraduría de Michoacán.

 

 

CAMBIOS EN EL EQUIPO DE TRABAJO: Al regresar a Morelia se reestructura el equipo de trabajo: de los 6 ingenieros que se capacitaron en Saltillo, el jefe del Departamento de Desarrollo y Mantenimiento Informático se reincorpora a su actividad cotidiana debido a la responsabilidad de su cargo (¡Estuvo fuera 6 semanas por lo que tenía que atender el changarro...! ). Es reemplazado por otra persona que trabaja en el área de TI de la institución. Además, el equipo se refuerza con tres estudiantes del Tecnológico de Morelia –ingenieros en sistemas— que habrían de hacer su servicio social, y con el Director de Planeación e Informática de la Procuraduría - responsable del equipamiento tecnológico e infraestructura.

 

 

DIVISION DEL TRABAJO: El equipo técnico se divide en dos grupos: uno se encarga de continuar con el desarrollo y adecuaciones del sistema que se inició en Coahuila durante la capacitación, conformado por 3 personas; y el otro, de 6 personas, se encargó de incorporar los documentos ministeriales  –alrededor de 430— al sistema. Los dos asesores jurídicos participaron en la supervisión del trabajo de ambos grupos, para validarlo.

 

 

AYUDA EXTRA DE COAHUILA: Michoacán solicita a la SFP de Coahuila que envíe a Morelia, durante las dos primeras semanas de junio, a su líder de proyecto, Adolfo Carranza, acompañado de Liliana Alvarado –quien también impartió la capacitación en Saltillo, para supervisar el trabajo de adaptación del sistema. Trabajan tiempo completo la procuraduría michoacana. Los asuntos críticos se resuelven en dos días. El resto del tiempo se ocupa en otro tipo de adecuaciones y en prospectar la implantación de la aplicación en los ministerios públicos michoacanos.

 

 

 

EL PLAN PILOTO Y LOS MANUALES DE OPERACIÓN

 

PRIMERA PRUEBA: En julio, por un lapso de dos semanas, se realiza una prueba piloto con el Secretario de un Ministerio Público, quien lo opera a partir de un expediente íntegro de un caso denunciado. La finalidad era conocer el funcionamiento del sistema en situaciones reales y tener retroalimentación del personal en operación. Se reciben sugerencias relacionadas con la modificación de algunos documentos ministeriales y la elaboración de otros que no estaban considerados hasta ese momento. En la tercera semana de julio el sistema quedó listo para la siguiente fase.

 

 

LOS MANUALES: Hacia finales de julio y principios de agosto se elaboran los manuales de usuario. No se utilizaron los manuales que había elaborado originalmente Coahuila debido a la cantidad de adecuaciones que se hicieron, además de que fue modificada la interfaz gráfica. Los nuevos manuales se hicieron en dos formatos: unos en documentos PDF, y los otros fueron interactivos, que están disponibles para consulta permanente dentro del propio sistema. El trabajo se hizo con el apoyo de los estudiantes de servicio social y un ingeniero de la Procuraduría.

 

 

VALIDACIÓN DE LOS MANUALES: Se valida el manual con un asesor del Procurador y un secretario de una agencia ministerial. A ambos se les dio una capacitación muy general sobre la nueva aplicación, con el objeto de saber si el manual por si solo era suficiente o si se requería de capacitación adicional. El experimento demostró que en un par de días los usuarios del sistema estaban en condiciones de operarlo sin mayores complicaciones.

 

 

 

LA IMPLANTACION

 

CAPACITACIÓN DE ALTOS MANDOS: Se decidió implantar primero el sistema en la Subprocuraduría de Morelia, que concentra el 40% de las agencias del estado, por lo que se capacita en el uso del sistema a la Subprocuradora de la Región Morelia, al Jefe de Agentes y al Director de Averiguaciones Previas, así como al área operativa de los auxiliares del subprocurador.

 

 

ANTES QUE NADA, LA ALFABETIZACION DIGITAL: Antes de iniciar capacitación de los usuarios - los Ministerios Públicos y Secretarios de Agencias - en la operación del nuevo sistema, se aplicó un examen para detectar las necesidades que tenían de capacitación básica en cómputo. Se organizó un curso que se llevó a cabo en 10 días, del 5 al 18 de septiembre, en sesiones de 5 horas diarias, en grupos de 10 personas. El total de personas capacitadas fueron 100, la temática fue seleccionada de acuerdo con los requerimientos que exige la operación del nuevo sistema.

 

 

CAPACITACION DE USUARIOS: Se decidió hacer la capacitación de los Ministerios Públicos y secretarios de manera progresiva. La primera fase inició el 17 de septiembre, donde se capacitó a 6 personas provenientes de diferentes agencias de Morelia. La curso duró una semana. Posteriormente se les instaló la nueva aplicación para que la utilicen a título de prueba por espacio de una semana más. Una vez concluida esta prueba, utilizan el sistema en su actividad cotidiana. De este modo, al cierre de esta edición se la PGJ michoacana trabajaba intensamente en la capacitación simultánea de 3 grupos de 6 personas cada uno –18 en total.

 

 

LA SEGUNDA FASE DE CAPACITACIÓN: Esta parte del proyecto depende en gran medida que la red de telecomunicaciones esté operando al 100%. Una vez que esto ocurra –se considera que en la tercera semana de octubre—se iniciaría una segunda fase de capacitación, en la que se capacitará a 20 personas por semana, divididos en dos grupos de 10 durante un mes.

 

 

 

LA TECNOLOGIA

 

LOS PRIMEROS EQUIPOS: El Estado de Michoacán cuenta con 154 Ministerios Públicos investigadores y 239 adscritos a los Juzgados y Salas Penales. En septiembre de 2006 y abril de 2007 se compraron 60 y 200 computadoras, respectivamente que se asignaron a los Ministerios Públicos para sustituir las pocas computadoras existentes, ya obsoletas, pero muy especialmente para acabar con las máquinas mecánicas de escribir… ¡¡¡Esto ocurrió hace apenas unos meses, en pleno siglo XXI!!!

 

 

EL ANALISIS: El director de Informática analizó los requerimientos tecnológicos para implantar el sistema coahuilense y decidió adquirir la misma tecnología, plataforma y licenciamiento de software que utiliza la Procuraduría de Coahuila, además  del equipo de cómputo y servidores para equipar las Subprocuradurías del interior del estado.

 

 

LA COMPRA: Se hacen gestiones ante el FOSEG para licitar la adquisición del equipamiento requerido, de acuerdo con las especificaciones técnicas hechas por el Director de Planeación e Informática de la Procuraduría de Michoacán. Ya se cuenta con el equipo para la primera fase – Subprocuraduría de Morelia– que representó una inversión de $232’198.80; la petición para adquirir del resto del equipamiento que se utilizará el próximo año en todo el Estado ya está hecha.

 

 

CONECTIVIDAD: La Dirección de Informática de la PGJ requiere una nueva red de conectividad en Morelia. El CETIC, que había implantado una excelente red de telecomunicaciones en todo el estado, ofreció el mejor servicio al menor precio frente a otros proveedores privados. El Procurador eligió al CETIC para conectar cuatro edificios con fibra óptica. Este trabajo inició en marzo de este año con una inversión de $1’292,000.00.

 

 

CENTRO DE DATOS: Se decide adecuar un sitio para instalar el centro de datos del nuevo sistema dentro del edificio central de la Procuraduría. La Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas del estado fue la responsable del diseño arquitectónico y la coordinación de la obra, a partir de los requerimientos  técnicos establecidos por la Dirección de Planeación e Informática de la Procuraduría de Michoacán. La inversión fue de $1’000,000.00.

 

 

 

SALDOS Y PENDIENTES

 

Al cierre de esta edición, el sistema ya opera en seis agencias ministeriales de la ciudad de Morelia; Coahuila había cumplido su misión.

 

Existen todavía varios pendientes para que este proyecto de transferencia tecnológica se concrete. Falta implantar el sistema en las cinco agencias foráneas que tiene la Subprocuraduría de Morelia. Para el próximo año está prevista la implantación generalizada de la nueva aplicación.

 

El Sistema Integral de Averiguaciones Previas (SIAP) es apenas uno de los módulos –el central– de este sistema. Se está trabajando en el desarrollo/adecuación de otros módulos, como el de Policía y Servicios Periciales, que tiene un avance del 65%, y que deberá estar listo hacia fines de octubre de este año. También se trabaja en el desarrollo/adecuación del módulo que requieren los ministerios públicos adscritos al Tribunal de Justicia, para trabajar en los procesos penales.

 

La inversión prevista para implantar el Sistema Integral de Averiguaciones Previas, el SIAP, a la PGJ es de 15 millones de pesos. El sistema estaba listo para entrar en operaciones en agosto, de acuerdo a lo programado. Sin embargo, no fue posible cumplir con ese plazo debido a un retraso en los procedimientos administrativos de adquisiciones y liberación de recursos.

 

 

 

LA OFERTA DE COAHUILA

 

Los procesos de modernización de la Administración Pública del Profr. Humberto Moreira Valdés Gobernador del Estado de Coahuila contemplan, desde su concepción, la posibilidad de transferir sus experiencias con relativa facilidad. Ese por ello que sus aplicaciones se caracterizan por tener una interfaz y una arquitectura común. Esta estandarización reduce la curva de aprendizaje de los usuarios. Sus sistemas cuentan además con un fuerte componente de parametrización, es decir, que funcionan en base a microprocesos que se adaptan a las necesidades de cualquier dependencia.

 

 

El catálogo de Coahuila: La Secretaría de la Función Pública del estado de Coahuila promueve, en todo el país, un catálogo de seis sistemas que pueden ser transferidos a otras entidades: el Sistema Estratégico de Procuración de Justicia; el Sistema Integral de Juntas de Conciliación y Arbitraje; el Sistema de Tecnología Avanzada en Defensoría Jurídica; el Sistema Informático para el Control de Archivos Públicos; el Sistema Informático Gubernamental de Entrega-Recepción; y el  Sistema de Cómputo Avanzado para el Desarrollo Urbano Municipal.

 

De estos sistemas, tres han sido transferidos a otras entidades: el de Entrega-Recepción a Nuevo León, Baja California, Guerrero, Puebla y Sinaloa; el de Juntas de Conciliación y Arbitraje a Aguascalientes y Zacatecas; y el de la Procuraduría a Michoacán y Durango.

 

 

Los convenios: La autoría de estos desarrollos están registrados por la SFP. Es por ello que nada se puede transferir sin la mediación de convenios. Estos trasladan la propiedad de la aplicación al receptor con el señalamiento expreso de que está prohibido vender el sistema a terceros. El acuerdo permite modificar la aplicación e incluso transferirla a otra entidad, pero siempre dando el crédito correspondiente a la SFP de Coahuila como desarrolladora original del sistema. Además, la entidad que recibe la aplicación se debe comprometer a entregar a la Subsecretaría de Modernización y Desarrollo Administrativo de la SFP las mejoras y actualizaciones que le añada.

 

 

Petición escrita: Si una entidad está interesada en recibir como donativo en algún sistema, deberá enviar una petición formal de transferencia. Esta puede ir dirigida al gobernador, al titular de la SFP o al titular de la dependencia en cuestión.

 

 

Investigación presencial: Se recibe a las entidades que muestren interés en el sistema para que lo vean en funcionamiento y se aclaren dudas. Si persiste el interés del receptor, se procede a firmar un convenio en el que se especifican las condiciones de la transferencia.

 

 

Antes de empezar, una recomendación: Se recomienda a la entidad receptora analizar detalladamente cómo funcionan sus procesos – para documentarlos y parametrizarlos - antes de iniciar el proceso de transferencia. Esto facilita el trabajo de adecuación del sistema original hacia el que se va a implantar.

 

 

Entrega de materiales: Una vez firmado el convenio, se le entrega a la parte receptora, un paquete que contiene el código fuente de la aplicación, y los documentos electrónicos que contienen los manuales de usuario y los modelos de capacitación.

 

 

La capacitación: La Subsecretaría de Modernización y Desarrollo Administrativo capacita al personal de la entidad receptora en las oficinas de la propia SFP y en la dependencia usuaria. La Subsecretaría cuenta con expertos en temas específicos para cada sistema, que son los que imparten la capacitación. El líder de proyecto de cada aplicación es el responsable de impartir los cursos y quien dedica más tiempo a la transferencia. La capacitación enseña la arquitectura de los sistemas de tal forma que el receptor pueda hacer adecuaciones estructurales y de interfaz. Se trabaja en los cambios críticos, que son aquellos sin los cuales el sistema no se puede implementar. Se requieren al menos dos semanas para garantizar una transferencia exitosa.

 

 

Seguimiento: Se ofrece soporte telefónico, por mensajería, instantánea y  correo electrónico. Las llamadas de ayuda disminuyen conforme la entidad receptora adquiere experiencia en el sistema.

 

 

Intercambio de mejoras: Ambas partes intercambian las mejoras o actualizaciones que le hagan al sistema. No existe un protocolo definido para este intercambio; se hace conforme éstos surjan.

 

 

Gastos: Todos los gastos corren por cargo de la entidad receptora.





Política Digital 2008     www.politicadigital.com.mx