Política Digital       Regresar    Imprimir
Política Digital



01/06/2006
Brasil pone a prueba las PCs prepagadas

Microsoft Brasil y Magazine Luiza se unieron para probar un esquema conocido en la telefonía celular, pero innovador en la industria de TI: las computadoras prepagadas

 

 

A mitad del año 2005 nació en Brasil un concepto fresco e interesante –al menos en la industria de tecnologías de la información– que podría reducir la brecha digital en los países en vías de desarrollo. La idea se basa en el modelo de prepago que ayudó a incrementar de forma exponencial los usuarios de telefonía celular en América Latina, y particularmente en México.

 

Para crear el concepto, la subsidiaria de Microsoft en Brasil se unió con Magazine Luiza (www.magazineluiza.com.br), una de las principales tiendas en Internet del país sudamericano, que utiliza la tecnología para diferenciarse de su competencia.

 

El modelo es sencillo: el comprador paga una parte del costo de la computadora al momento de adquirirla por los medios convencionales (efectivo, tarjeta de crédito, mensualidades, etcétera). El propio consumidor define el monto de sus pagos y a cambio recibe determinada cantidad de horas de uso. Cuando están por terminarse, el sistema alerta al usuario para que abone otra tarjeta de prepago; si no lo hace, la PC queda inhabilitada, hasta que el usuario decida activarla.

 

Con esta modalidad, una persona puede pagar poco a poco el costo total de su computadora sin afectar su situación económica. Cuando se salda por completo, el sistema es liberado y la PC puede utilizarse sin restricciones de tiempo.

 

Por ejemplo, si una computadora cuesta mil 800 reales –moneda brasileña–, la persona puede pagar 600 reales en efectivo o a mensualidades, y los mil 200 reales restantes se descontarán cada vez que compre tarjetas de prepago.

 

Alexandre Leite, quien está a cargo de la iniciativa por parte de Microsoft Brasil, aseguró que este modelo tiene como principal virtud poner una computadora al alcance de la población que no tiene ingresos formales o fijos. “Las personas pueden adquirirla sin la presión de pagar una cantidad cada mes”.

 

De acuerdo con Leite, esta es también una forma de utilizar mejor la computadora, porque obliga a emplearla para lo estrictamente necesario. De modo que, en teoría, serán computadoras con mayor uso productivo que el promedio.

 

 

El programa piloto

 

A finales de 2005 se lanzó un programa piloto para evaluar la viabilidad del proyecto. En total se vendieron mil computadoras en 15 ciudades brasileñas, y ahora se investiga la usabilidad del producto, así como el perfil de los usuarios que la adquirieron. “Todavía no es un producto terminado y es probable que necesite adecuaciones”, aseveró Leite.

 

Sin aportar más detalles sobre la marcha del proyecto, Leite afirmó que hasta el momento de la entrevista (mediados de mayo) “no habían surgido problemas con el modelo” y que tampoco se habían establecido fechas para una siguiente fase del programa. Aunque adelantó que Microsoft ya está en conversaciones para replicar este piloto en otros países, no sólo de América Latina, sino del resto del mundo.

 

“Por ser mercados distintos, parece muy complicado que pueda replicar el éxito tan grande que tuvo en la telefonía celular”. Sin embargo, este esquema –que todavía ha recibido poca publicidad– podría reducir considerablemente la brecha digital, concluyó Leite.





Política Digital 2008     www.politicadigital.com.mx