Política Digital       Regresar    Imprimir
Política Digital



04/04/2011
¿Cómo construir nuevos servicios gubernamentales en la nube con tecnología de redes sociales?

El Titular de la Unidad de Gobierno Digital de la Secretaría de la Función Pública describe en qué ha consistido el proyecto para renovar el portal ciudadano www.gob.mx. Esta nueva versión del portal ofrecerá soluciones de cómputo en la nube y de redes sociales basadas en tecnologías como el Open Social Standard


Las redes sociales y las soluciones de cómputo en la nube (Cloud Computing) son dos de las tendencias contemporáneas que los gobiernos tratan de adoptar y utilizar para generar valor ciudadano. En México se exploran ambas tendencias, que podrían convertirse en fuerzas impulsoras y conductoras de una nueva generación de servicios de gobierno digital. En este artículo veremos cómo nuevos estándares tecnológicos como el Open Social Standard (OSS) podrían convertirse en un buen punto de partida para lograr este objetivo.

Hoy los gobiernos del mundo enfrentan difíciles desafíos presupuestales. Esto provoca que los recursos para invertir en tecnologías de la información y comunicaciones (TIC) sean más escasos. Ante ello, los directores de las áreas de TIC tienen dos nuevas tareas: primero, establecer una fuerte conexión entre las inversiones en TIC y la creación de valor social, que representa el retorno sobre la inversión que los ciudadanos demandan; y segundo, multiplicar el valor que generan los sistemas y plataformas que están en operación.


La estrategia de Gobierno Digital

En nuestro país, el gobierno federal asumió estos retos a través de una revisión de la estrategia de gobierno digital y, derivado de este proceso, se encontraron nuevas oportunidades. La más interesante apunta hacia una nueva generación de servicios de gobierno digital basados en el uso de tecnología de redes sociales.

Los debates y propuestas relacionados con las nuevas tendencias en materia de TIC y gobierno digital están enfocadas a cómo los gobiernos serán capaces de:

  • Utilizar las soluciones de cómputo en la nube para reducir el costo total de propiedad y;
  • Establecer vínculos con el fenómeno de las redes sociales.


Sin embargo, existe una suposición implícita dentro de estos enfoques y es que los gobiernos serán participantes, pero no fuerzas impulsoras y constructoras de estos fenómenos.

Esto es inusual, ya que la experiencia nos muestra que algunos cambios en el mundo de la tecnología generan nuevas rutas en la evolución del conjunto. Esto es, los modelos establecidos funcionan por un tiempo, pero algunos cambios son lo suficientemente grandes como para desafiar lo que suele ser el orden aceptado de las cosas. Por supuesto, siempre ha sido difícil separar los cambios sistémicos de las tendencias casuales. Pero nosotros pensamos que juntos -el cómputo en la nube y las tecnologías de redes sociales- constituyen un cambio del modelo en su conjunto, cuyos efectos serán de largo alcance.

Por este motivo, en la Unidad de Gobierno Digital de la Secretaría de la Función Pública se estudiaron las oportunidades que se alineaban con los pilares de la nueva estrategia de gobierno digital1:

  • Mejorar la eficiencia operativa de las instituciones públicas en la construcción, protección y acceso a los bienes públicos y comunes (ver cuadro: "Bienes públicos y comunes" en la siguiente página).

  • Reducir los costos de transacción entre el gobierno y el ciudadano.

  • Fomentar la construcción de bienes públicos de información interoperable, conocida como "infoestructura".


Alineación entre Estrategia y Tecnología

Aunque sabemos que no es necesario que los proyectos de gobierno digital cumplan de forma simultánea con los tres pilares de la estrategia (ya que muchos proyectos son valiosos aunque se relacionan con uno o dos de los pilares propuestos), fue muy importante explorar la factibilidad de generar diseños que lograran articular la estrategia en su conjunto. De esto resultó que era necesario plantear un proyecto que:

  • Trabaje como una solución de cómputo en la nube y que permita al gobierno la construcción de una oferta de servicio basada en este modelo.

  • Funcione como las tecnologías de redes sociales de forma que:
    • La evolución fuera de abajo hacia arriba (bottom up), es decir, con un alto grado de libertad de los participantes, pero dentro de una estructura base.
    • Establezca un ambiente de colaboración e interoperabilidad tanto de sistemas como de información.
    • Deje en manos de los usuarios y participantes la mayor parte de los cambios a la configuración.
    • Esté basada en interoperabilidad funcional y semántica.

  • Mejore la capacidad de las instituciones públicas en la construcción y protección de los bienes públicos y comunes.

  • Reduzca los costos de transacción entre gobierno y ciudadano.

  • No sea intensiva en capital.

  • Pueda considerarse como un bien público de información interoperable (infoestructura).


Tecnología de redes sociales

Debido a que los requisitos antes señalados son ambiciosos, el equipo de trabajo realizó una investigación que buscó entender la arquitectura que soporta a las redes sociales más populares. El resultado de esta primera etapa fue que en los últimos años han surgido dos plataformas principales: Facebook Plataform y OSS.

Lo interesante de estos simples -y poderosos- diseños radica en los contenedores de identidad que tienen en su núcleo. En Facebook este contenedor se denomina Social Graph y en la propuesta de la Open Social Foundation se llama Open Social Container.

En ambos casos, la identidad de cada usuario y las relaciones de red que ha establecido residen en el contenedor. Es alrededor de este núcleo donde las diferentes aplicaciones se validan y comunican con otras aplicaciones que cumplen los requisitos establecidos en un conjunto de APIs (Interfaz de Programación de Aplicaciones) que forman cada modelo.

El tercer componente de la arquitectura de las redes sociales son los servidores de aplicaciones, que unifican la presentación de los servicios cada vez que un usuario tiene acceso mediante un punto de entrada autorizado, tal como ocurre con los navegadores web y con los teléfonos móviles.


El proyecto del portal ciudadano

Luego de valorar los resultados de la primera etapa, la investigación permitió aclarar los siguientes puntos:

  • Es factible que el gobierno vaya más allá del "uso de la nube" a través de un enfoque que combine la construcción de la nube y de redes sociales.

  • La existencia de al menos un estándar abierto de redes sociales (OSS), apoyado por los principales jugadores de la industria, significa una importante reducción de la inversión inicial necesaria. Cabe destacar que para el gobierno mexicano, el factor clave para tomar la decisión de adherirse a un estándar será el de la gobernanza a largo plazo. En los casos estudiados observamos que mientras que una firma privada maneja Facebook Plataform en un modelo cerrado, el OSS fue propuesto por una fundación sin fines de lucro cuya misión es: "mantener un desarrollo libre y abierto de las especificaciones de Open Social Standard".

  • A pesar de que resulta interesante para cualquier gobierno interactuar con las redes sociales establecidas, la construcción de un contenedor robusto cuyas identidades tengan validez legal, puede representar la base de una nueva generación de servicios de gobierno digital.

  • La arquitectura federada de la tecnología de redes sociales sumada a la facilidad para desarrollar aplicaciones basadas en APIs preestablecidas, significa que el desarrollo de nuevas aplicaciones sería más sencillo y más de 200 instituciones federales podrían converger para obtener más valor de los activos existentes.

Para llegar a la siguiente etapa del proceso, el trabajo continuó con la elaboración de un Project Charter y un documento de solicitud de información (RFI) con el fin de consolidar las ideas en un proyecto concreto, relacionado a la renovación del portal ciudadano de México denominado www.gob.mx.

Debe señalarse que, en los últimos años, el portal ciudadano había recibido bajas calificaciones en los comparativos internacionales, como la encuesta de e-Gobierno 2010 realizada por la Organización de las Naciones Unidas. Lo anterior debido a la poca disponibilidad de servicios transaccionales y de herramientas para la implementación de un enfoque conectado con la sociedad. Para la ONU, un enfoque conectado significa una etapa de interacción que va más allá de las transacciones, en la que el gobierno y el ciudadano pueden interactuar y colaborar en la definición y decisión de política pública y de asignación de presupuesto.

Debido a que el proyecto era inédito, el documento de solicitud de información se desarrolló mediante un proceso iterativo con la industria, lo que permitió llegar a una definición clara del proyecto. Finalmente, en agosto de 2010 se publicó una solicitud de cotización que fue respondida con éxito para desarrollar la nueva versión del nuevo portal ciudadano de México.

b
b
Las dos fases del proyecto

El proyecto se compone de dos etapas:

Fase I. El acceso a la página de inicio que no requiere registro por parte del visitante (sesión anónima) dejará de estar basada en canales y directorios con el fin de orientarlos hacia la localización por búsquedas. De esta manera, todos los sitios con dominio gob.mx serán indexados con la nueva tecnología de búsqueda, lo que permitirá la fácil localización de la información gubernamental al ciudadano.

Con este nuevo servicio será posible analizar las brechas que existen entre las necesidades de información de los ciudadanos, y la oferta que tiene el gobierno en su conjunto. También permitirá mejorar el proceso de comunicación con el usuario, ya que en respuesta a criterios específicos se podrán presentar ligas a programas gubernamentales específicos.

Estas ligas son similares a las ligas comerciales patrocinadas, que aparecen cuando los usuarios hacen clic en el botón de búsqueda de los buscadores comerciales: los resultados generales se muestran en medio de la pantalla y las ligas patrocinadas se despliegan en una barra lateral. Se espera que con el uso de estas ligas mejore el proceso de comunicación entre el gobierno y los ciudadanos. Cabe destacar que hasta ahora no hay intención de aceptar ligas patrocinadas por el sector privado.

Fase II. En esta fase, el nuevo portal permitirá el registro por autoservicio a un contenedor de identidades digitales. Para ello se empleará la Firma Electrónica Avanzada del Servicio de Administración Tributaria (SAT) que está relacionada con la base de datos del Registro Nacional de Población (RENAPO). Aunque el registro será opcional, sólo los ciudadanos registrados podrán tener acceso a su portal ciudadano personal.

Esta fase también aprovechará la publicación del Esquema Nacional de Interoperabilidad, que entre otras cosas propone:

Compartir información entre dependencias gubernamentales.

Prevenir que las dependencias federales soliciten varias veces la información que los ciudadanos han capturado en sus identidades digitales.


Lo anterior significa que una vez que el ciudadano haya completado el registro, contará con una identidad digital vinculada a su Firma Electrónica Avanzada y al Registro Nacional de Población que le permitirá suscribirse e interactuar desde una sola plataforma con los servicios ofertados por las instituciones públicas. A su vez, las instituciones públicas tendrán acceso a una plataforma de fácil uso para publicar servicios digitales basados en las APIs que derivarán en aplicaciones tipo "gadget", sin que esto represente cambios sustanciales a la infraestructura actual.


Resultados esperados

Con la construcción de este portal ciudadano, México espera los siguientes resultados:

  • www.gob.mx será una pieza de la infoestructura nacional que habilitará una nueva generación de servicios gubernamentales.

  • Conforme las primeras dependencias de gobierno transformen sus aplicaciones para trabajar ya sea como gadgets dentro del portal o en conjunto con el contenedor de identidades, comenzará una carrera hacia la cima entre las dependencias gubernamentales, pues las que no se integren, serán consideradas como instituciones atrasadas que prefieren seguir con un modelo de servicios de alto costo. Se espera que el modelo produzca nuevos servicios de información, transacción y participación social, por lo que los costos de transacción se reducirán y se incrementará el acceso a los bienes públicos.

  • En la medida en que los sistemas y bases de datos que resulten redundantes se vuelvan obsoletos -sobre todo los relacionados con la identidad y ubicación del ciudadano-, los costos totales de propiedad y de operación se reducirán, ya que requerirán menos bases de datos y sistemas para entregar mejores servicios.

  • Con una solución nacional de interoperabilidad en funcionamiento, las dependencias integrarán más rápido sus operaciones, y se fomentará la capacidad para construir y proteger los bienes públicos.

  • En una etapa posterior, será posible que esta arquitectura de redes sociales legalmente válidas, soporte interacciones formales entre los participantes que permitan valiosas interacciones de ciudadano a ciudadano y de negocio a ciudadano.

En 2010 comenzó el proceso de adquisición y se estima que concluya en marzo de 2011. Esperamos que ambas fases sean operativas durante 2011.


Conclusión

El uso de tecnologías de redes sociales y de cómputo en la nube por parte de los gobiernos puede convertirse en uno de los cambios más importantes del gobierno digital de los años recientes. Actualmente, el OSS parece un buen punto de partida para hacer esto, ya que se trata de un estándar abierto que cuenta con el soporte y el compromiso de la industria.

También es posible que este tipo de solución produzca cambios sistémicos en el ámbito del gobierno digital, en donde el componente de las redes sociales se convertirá en una nueva fuerza para la construcción de valor social por el uso de las TIC.

Este texto es una traducción y adaptación del artículo "Leveraging New E-Government Services Through the Open Social Standard", de Carlos Viniegra, publicado en el boletín Executive Update, Vol. 10, No. 12, de Cutter Consortium (enero, 2011). La versión que aparece aquí fue revisada por el autor. Agradecemos a Cutter Consortium su autorización para publicarla.


Carlos Viniegra Beltrán es Titular de la Unidad de Gobierno Digital de la Secretaría de la Función Pública, cviniegra@funcionpublica.gob.mx.

1 Ver artículo "Infoestructura: la información como bien público", de Carlos Viniegra, publicado en Política Digital, http://www.politicadigital.com.mx/?P=leernoticia&Article=20512&c=4


Carlos Viniegra

pd-20861

pd-20861
b

b
c

c

Política Digital 2008     www.politicadigital.com.mx