Política Digital       Regresar    Imprimir
Política Digital



01/04/2008
Asesores catastrales para sus municipios

Desde 1984, los municipios mexicanos asumieron el cobro del impuesto predial. Sin embargo, la mayoría de las funciones catastrales se mantuvieron centralizadas. De manera paulatina, durante los últimos 10 años las entidades estatales han transferido esta actividad a los municipios.

 

Y es que la administración de un catastro requiere de mucho conocimiento técnico y de inversión en recursos humanos y financieros, situación que impone limitantes para que los ayuntamientos más pequeños cumplan de manera eficiente esta función.

Por su parte, los organismos catastrales de los estados se han transformado en “asesores” de los municipios –que cuentan con capacidad rectora y normativa– para asumir un papel más estratégico.

 

Los gobiernos de Sonora y Chihuahua han establecido sendos modelos de catastro estatal para que sus municipios –incluso los más pequeños– asuman esta función.

 

 

Los nueve pasos sonorenses

 

En 2004, el Instituto Catastral y Registral del Estado de Sonora (ICRESON) puso en funcionamiento un programa para transferir a los municipios las funciones catastrales de manera ordenada. El mayor reto era evitar que, después de un tiempo de “independencia”, el gobierno estatal tuviera que retomar estas operaciones por incapacidad del municipio. Se determinó que no se concretaría ninguna transferencia si no existían todos los elementos técnicos y jurídicos que requería el ayuntamiento para descentralizar la operación del catastro.

 

Para verificar esto, el ICRESON estableció nueve fases de responsabilidad gradual hasta lograr una transición plena. Los pasos son:

 

  1. Diagnóstico de la administración pública municipal en materia de catastro.
    El ICRESON analiza la situación en la que se encuentra cada municipio para determinar qué tanta estructura tiene para operar un catastro. Dos de los principales puntos que se consideran son si existe personal capacitado y si tiene el equipo de cómputo requerido para operar los sistemas informáticos del ICRESON.
  2. Elaboración del programa de transferencia.
    Con base en las necesidades detectadas, se diseña un programa a la medida que delinea la estructura organizacional, incluido el personal requerido y el perfil que debe cubrir cada puesto. También se establecen características específicas del equipo de cómputo que debe comprar, así como muchos otros elementos a considerar en la operación de un catastro.
    Cada programa es diferente, ya que se ajusta a la realidad y necesidades del municipio.
  3. Presentación del programa a las autoridades municipales.
    Cuando el ICRESON tiene listo el programa que considera idóneo para hacer la transferencia, lo presenta a las autoridades municipales para convencerlos de los beneficios y consensuar los detalles de su implantación.
  4. Elaboración y firma del convenio de coordinación.
    Una vez que se ha acordado el programa definitivo de trabajo, se firma un convenio en el que se establecen los nuevos términos de colaboración entre el ICRESON y el municipio.
  5. Implementación del programa de actividades.
    Se ejecuta el programa de transición según lo acordado, con la participación del personal del ICRESON y del municipio. El ICRESON da seguimiento a los avances con base en lo planteado y en los compromisos adquiridos por ambas partes.
  6. Capacitación a servidores públicos municipales.
    Este punto es central para el éxito de la transferencia. Por esa razón se puso gran énfasis en capacitar a los funcionarios municipales con cursos específicos, según las necesidades de los diversos puestos que componen un catastro municipal.
  7. Instalación de equipos y sistemas.
    Con ayuda de la Dirección de Informática del ICRESON se instala el equipo de cómputo y los sistemas que serán utilizados para operar el catastro.
  8. Evaluación y seguimiento.
    Aun cuando se concluye la descentralización de la operación catastral, el ICRESON le da seguimiento porque es la etapa más crítica para garantizar la capacidad que tiene el ayuntamiento para operar su propio catastro.
  9. Conclusión del programa.
    Una vez que el ICRESON considera que se alcanzó un punto de madurez que garantiza el éxito de la descentralización se concluye formalmente el proyecto y el seguimiento al mismo.

 

 

Este esquema general funciona para todos los municipios. Asimismo, el ICRESON acordó que durante el proceso de transferencia el municipio sólo aportaría el 50% de la cuota anual que paga a la institución por la asesoría y asistencia en la operación del catastro. La condición es el que el 50% restante se destine a la inversión necesaria en equipamiento y modernización, la contratación de personal y el acondicionamiento de oficinas. Si en los primeros seis meses no se invierte en al menos uno de estos aspectos, entonces se cancela el proceso de descentralización hasta firmar un nuevo acuerdo.

 

 

 

 

RECUADRO CATASTRO SONORA Y CHIHUAHUA

Resultados de la descentralización

Los municipios que a continuación se muestran iniciaron su proceso de descentralización en 2005. En las cifras de 2006 ya se reflejan –en algunos casos más que otros– los efectos de una administración más eficiente.

Primer Grupo:

Municipio

Recaudación 2005

Recaudación 2006

Agua Prieta

13,895,950.42

13,501,773.46

Caborca

15,848,524.85

20,034,697.22

Guaymas

42,637,499.37

73,263,853.54

Huatabampo

6,979,609.14

8,165,416.41

Navojoa

19,803,969.25

25,654,087.29

Nogales

35,158,046.00

57,138,395.04

Puerto Peñasco

33,093,868.39

79,153,006.42

 

Segundo Grupo:

Municipio

Recaudación 2005

Recaudación 2006

Etchojoa

2,305,139.44

2,347,927.07

Benito Juárez

1,669,153.60

2,102,505.97

 

 

 

Acciones para cada “tamaño” de municipio

 

Aunque el modelo ha logrado avanzar en la descentralización, se consideró que la ayuda no era suficiente para los municipios más pequeños, por lo que se buscaron estrategias complementarias.

 

Antes de poner en marcha este programa, los municipios de Hermosillo, Cajeme y San Luis Río Colorado ya operaban sus catastros; de manera que el ICRESON dividió a los 69 ayuntamientos restantes en tres grupos, según su volumen de facturación catastral, el número de predios que se encuentran en su territorio y la demanda de servicios que tienen.

 

En el primer grupo ubicó a los ocho municipios más grandes, que facturan más de diez millones de pesos al año por concepto de predial. En el segundo consideró a los siete municipios medianos que facturan entre 1.5 y 10 millones de pesos, y en el tercer grupo a los 54 municipios que no rebasan el millón y medio de pesos en su facturación catastral.

 

A los municipios grandes se les instala el Sistema de Información de Gestión Catastral (SIGGES), que además de manipular información georreferenciada, administra el impuesto predial, pero requiere una inversión cuantiosa por licencias de software.

 

Para los municipios medianos y, en especial, los pequeños, el ICRESON desarrolló con la Universidad de Sonora el sistema UNIGEO, un sistema de información geográfica desarrollado sobre una plataforma libre que, sin intentar sustituir a un software comercial es una herramienta completa y útil. A la fecha, 50 municipios se han capacitado para emplear esta herramienta.

 

La valoración de los terrenos y construcciones es importante porque se refleja en los ingresos. Sin embargo, se trata es un trabajo complicado y costoso ya que requiere pagar un vuelo para obtener imágenes del terreno y combinarlo con trabajo en campo.

 

De forma ingeniosa, el personal del ICRESON ideó un método que utiliza las imágenes satelitales de Google Earth para actualizar la información catastral de los municipios. Además de ahorrarse el vuelo, se puede hacer una verificación más frecuente porque Google actualiza sus imágenes al menos una vez por año.

 

El método, a grandes rasgos, consiste en sobreponer la información catastral en la imagen satelital para que los expertos analicen si hay predios nuevos o construcciones que han cambiado según lo registrado, para después validar en campo.

 

Los 11 municipios de Sonora ya completaron sus procesos de descentralización. De estos, nueve pertenecen a los primeros grupos –siete al Grupo 1 y dos al Grupo 2.

Estos nueve registraron beneficios como una reducción en el tiempo de respuesta de cuatro a un día y un incremento en el número de trámites realizados, pasando de 28 mil a 38 mil. También se incrementó la recaudación del impuesto predial en 26% durante el primer año de transferencia en el Grupo 1: pasó de 166.1 a 208.8 millones de pesos.

 

En el 2006, la recaudación de estos mismos municipios se incrementó 41%, lo que, en conjunto, resultó en 40.1 millones de pesos más que en 2005.

 

La meta es tener descentralizada toda la operación catastral antes que culmine la actual administración –en 2009--, pero difícilmente se cumplirá porque la transferencia es muy laboriosa e implica mucho trabajo previo y de seguimiento para asegurar una base sólida.

 

 

Así se hace en Chihuahua

 

En esta entidad estatal, el catastro pasó a manos de los municipios desde 1994. Y mientras los medianos y grandes eran eficientes –unos más que otros– en su administración, los pequeños no tenían ningún control porque hacían todo “a mano” y no había un rigor en el registro de la información.

 

Diez años después, en 2004, la Dirección de Catastro de la Secretaría de Desarrollo Municipal de Chihuahua comenzó a trabajar en un sistema informático, que en un inicio fue muy básico.

 

Cuando los estados se embarcan en modernizaciones catastrales de este tipo, generalmente comienzan con los municipios grandes, porque son los que tienen mayor recaudación y por lo tanto los que hacen mayor sentido en el costo-beneficio económico. “En nuestro caso, el principal objetivo no era recaudar, sino regular, para que los municipios tuvieran un catastro bien administrado”, aclaró José Ramón Robles, director de Catastro.

 

Al principio –en 2005–, el Sistema Único de Administración Catastral (SUAC) residía de dos módulos: el de Administración, que regulaba los movimientos catastrales, y el de Recaudación, que tomaba los datos del módulo de administración y calculaba los impuestos, recargos, descuentos y demás elementos fiscales.

 

Con esta funcionalidad al menos se lograba que en los municipios muy pequeños ya no se emitieran recibos a mano y que se registrara la información en la computadora.

 

Después se integraron otros tres módulos: el SUACEstadístico; SUACMap, que es un sistema de información geográfica, que procesa la información de la base de datos catastral con georreferenciamiento; y el SUACNet, que es un módulo que permite que la cartografía sea usada por otras dependencias para georreferenciar la información.

 

Conforme se agregaron estas nuevas funcionalidades, más municipios lo solicitaron, al punto que 62 de los 67 municipios de Chihuahua ya utilizan el SUAC, y cuatro de los cinco que faltan ya solicitaron integrarse este año.

 

Los resultados del sistema han sido evidentes: en 2004 se recaudaban 730 millones de pesos de impuesto predial en el estado, mientras que en el 2007 casi se llegó a los 980 millones, a pesar que desde 2005 no se ha subido el costo del impuesto predial general y sólo se ha incrementado en las cuentas que por subvaluación pagan menos de lo que deberían.

 

Asimismo, entre 2005, 2006 y 2007, los municipios ingresaron 520 millones de pesos más de lo que estaban ingresando.

 

 

 

 

RECUADRO UNO

 

Más información

 

  • Mario Larios, Director General de Servicios Catastrales, Gobierno del Estado de Sonora, mlarios@icreson.gob.mx

 

  • José Ramón Robles Stringel, Director de Catastro, Gobierno del Estado de Chihuahua, joserrobles@chihuahua.gob.mx

 





Política Digital 2008     www.politicadigital.com.mx