Octubre - Noviembre 2012
Inicio
¿Quiénes somos?
Especiales
Eventos
Números anteriores
Escríbenos
Suscríbete
 
 
   
 
No. de Comentarios Comenta esta nota 
0 Comentarios
 
El Decreto de Austeridad en el contexto del Sistema de Indicadores de Desempeño

 

 

El Actuario Ernesto Cordero Arroyo es el nuevo Subsecretario de Egresos del Gobierno Federal. Es quien ejerce el presupuesto de la Patria. A su oficina van a tocarle la puerta todos, sin excepción: gobernadores, legisladores y secretarios de Estado. Y van, siempre, por más dinero, por las excepciones de cada caso, por las emergencias, y por el consabido “deuncuantohay”.

 

Después de sacar mis propias cuentas, concluí –sin evidencias ni confesión de partes, claro está– que fue él quien ideó el Decreto de Austeridad, tal cual lo conocemos. Por eso fui hasta su oficina a conversar. No me quise enredar en los intríngulis del Decreto –una discusión interminable– sino en comprender cómo éste se articula con un proyecto que Hacienda se trae entre ceja y ceja, y que es, según sus propias palabras, el objetivo central del subsecretario Cordero para este sexenio: ligar el presupuesto a indicadores de desempeño de los programas gubernamentales. ¿Para qué? Para que de una buena vez la rendición de cuentas de la Administración Pública Federal tenga bases sólidas y creíbles de sustentación. A ver si ahora sí se nos da a los ciudadanos creerle más al gobierno. Esta fue la conversación.

 

Andrés Hofmann: El Decreto de Austeridad tiene un objetivo numérico muy específico, pero trae una intención de cambio cultural de largo alcance tan importante como el tema de los números, ¿es correcta nuestra apreciación?

 

Ernesto Cordero: Desde luego, se trata de un cambio de mentalidad. Mucho se ha hablado de la transparencia y rendición de cuentas; pero todos estos sistemas de evaluación del desempeño, de programas de austeridad, de programas en la mejora de la gestión pública, no hacen sino darle sustento a la rendición de cuentas.

 

AH: ¿Acaso no se rendían cuentas?

 

EC: Creo que se han rendido cuentas respecto a cuánto se recauda y cuánto se gasta. Pero estamos un tanto rezagados en cuanto a la calidad del gasto. Somos claros en decir: “en programas de salud se han gastado 100 pesos”, pero no hemos sido muy claros en diseñar un mecanismo que nos diga: “se gastaron 100 pesos, y nuestros niños están más sanos que antes”.

 

AH: El fondo del tema, entonces, es rendir cuentas de otra manera.

 

EC: Así es. Estamos trabajando en dos frentes: Uno es la mejora en la gestión de los servidores públicos, que aspira a que los funcionarios ciñamos nuestro trabajo a criterios medibles y cuantificables, que está en manos de la Secretaría de la Función Pública. El otro frente se refiere a la evaluación de los programas y consiste en evaluar la política pública en términos de los resultados y metas planteadas con antelación. Esta parte la estamos elaborando nosotros. La meta es que tengamos un sistema de indicadores razonable para el 2008, que retroalimente el ejercicio presupuestal del 2009.

 

AH: ¿Esto significa que el presupuesto para cada programa dependerá de la evaluación que se le haga a cada programa?

 

EC: Así es, y repercutirá en las asignaciones presupuestales que se hagan en el Congreso.

 

AH: ¿Esto es nuevo?, ¿ocurría antes?

 

EC: Existía un sistema de indicadores muy amplio, con más de mil indicadores. Pero más que indicadores de desempeño y de evaluación de política pública, se refieren a la ejecución del gasto: cuántas vacunas pusiste, cuántos kilómetros de carretera construiste….

 

AH: ¡Qué cosa tan insoportablemente típica! Estamos hartos de que los gobiernos –municipales, estatales y el federal– le rindan medias cuentas a la gente. ¿Quién les cree? Típicamente van y dicen: “En México hay 10 mil Centros Comunitarios Digitales”, o “Enciclomedia es una maravilla”. Pero por cada CCD que me cuentan que funciona de maravilla, escucho otra historia del más completo fracaso; por cada buen ejemplo de Enciclomedia, oigo otro malo. ¿A quien creerle? ¿Acaso tenemos que creerle al gobierno nomás porque sí? Hoy los gobiernos rinden cuentas diciéndole a la gente: “Instalamos tantos miles de computadoras y se hicieron tantas miles de conexiones; o hay tantos centenares de trámites en línea. Pero nadie –que no sea el mismo gobierno– dice si las computadoras funcionan o no funcionan, si están enchufadas o no, o si se pueden hacer trámites en línea o no.

 

EC: Hemos sido poco exigentes a la hora de evaluar qué tan bien o mal se está ejecutando el gasto. Nos hemos limitado a evaluar si el gasto concuerda con el calendario preestablecido, y no a evaluar si realmente estás obteniendo los resultados de política que se espera de cada programa.

 

Pero en lo que dices hay dos asuntos: Una, muy importante, es la participación de la Secretaría de Hacienda y la Secretaría de la Función Pública en esto porque no somos ejecutores de gasto, y porque tenemos la potencialidad de analizar transversalmente ciertos programas; tenemos una visión panorámica de las cosas. Además, en la Secretaría de Hacienda somos responsables de que el gasto se ejecute de manera puntual. De manera que sí tenemos facultades para velar que el gasto tenga los resultados que todos esperamos.

 

Por otra parte, insinúas que la sociedad civil debería involucrarse en la evaluación de los programas. Desde luego, es fundamental que el ojo ciudadano cuente con herramientas suficientes para que de manera responsable pueda ver qué tan bien o mal estamos haciendo el trabajo. Pero habrás de reconocer que el gobierno no puede delegar esa función en la sociedad civil porque tiene que saber con toda precisión qué es lo que está haciendo bien y qué está haciendo mal. Está muy bien que haya complementariedad y que nos estén echando un ojo a lo que hacemos, pero también el gobierno debe tener sus propios mecanismos para reaccionar rápido.

 

AH: Con esto tienes chamba para todo el sexenio… si lo logras hacer.

 

EC: Esto se conoce como presupuestación por resultados. Consiste en incrementar ese vínculo que hasta ahora ha sido muy laxo para los que hacemos el presupuesto, para los que ejecutan el gasto, y para los legisladores que aprueban el presupuesto. Nadie es responsable de nada. Y ese es precisamente el punto.

 

EC: Y las TIC, ¿qué rol juegan en todo esto?

 

EC: Las tecnologías de la información son cruciales para ordenar y coordinar todo el sistema. Constituyen un instrumento que permite tomar decisiones oportunas. Yo necesito que en mi pantalla las evaluaciones de los programas de salud, por ejemplo.

 

AH: ¿Tienes previsto hacer cambios fuertes en términos de traerse esta unidad para acá, llevarse esta otra unidad para allá?

 

EC: El cambio que estamos promoviendo es de muy largo alcance. Vamos a ver cómo jala este sistema de evaluación del desempeño, y sobre la marcha iremos viendo qué adecuaciones se le hacen a la administración pública.

 

AH: Veo que el Decreto de Austeridad está enmarcado en esta meta.

 

EC: Sí, y como decíamos al principio, no es sólo ahorrar, sino obtener mejores resultados.

 

AH: Con lo que me quedo es que tu actividad específica está enfocada hacia un solo objetivo central para todo el sexenio, y no hacia tres, o cinco, o diez. ¿Estamos de acuerdo?

 

EC: Así es.

 

 

 

Recuadro 1

 

El Sistema de Evaluación de Desempeño Punto de arranque

 

La Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, aprobada en 2006, establece nuevas responsabilidades para la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, entre las que destaca el establecimiento de un sistema de evaluación al desempeño de los programas de la política pública. La Ley exige un sistema de objetivos generales vinculados al Plan Nacional de Desarrollo, con indicadores claros que se puedan medir. Estos indicadores retroalimentarán el presupuesto de los años subsiguientes. El 31 marzo venció el plazo para que la Secretaría de Hacienda enviara a la Comisión de Presupuesto del Congreso una propuesta de lo que será este Sistema de Evaluación. Allí lo conocerán, lo debatirán, y seguramente lo mejorarán. Deberán regresarlo a Hacienda con sus comentarios por allí de junio, para poder echarlo a andar.

 

AH: ¿Quién va a crear los indicadores de desempeño?

 

EC: Nosotros vamos a promover su creación, pero no tenemos el conocimiento técnico para fijarlos, por ejemplo en cada sector. Por eso, recurrimos al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), que es una entidad descentralizada de la Secretaría de Desarrollo Social. Está compuesta por académicos “a prueba de bala”, gente muy buena para evaluar la política social. Son el órgano técnico del Estado Mexicano para evaluar la pobreza. Ellos nos están ayudando para fijar los lineamientos generales de estos indicadores en el resto de las dependencias.

 

AH: ¿Y las dependencias tendrán voz y voto en definir sus propios indicadores de desempeño, o todo lo hará el CONEVAL?

 

EC: No, el CONEVAL le enviará a todas las entidades los lineamientos generales para que cada una establezca sus objetivos y lineamientos. Deberán establecer el marco lógico de cada programa, su objetivo, y establecer una matriz de indicadores que permita evaluar sus programas. Luego los regresará al CONEVAL, con información específica en cada una de las materias. Y una vez que se autoricen estas matrices de indicadores por parte del Consejo, se empezaremos a evaluar programas.

 

AH: Lo que estás haciendo es implementar algo que no existía.

 

EC: Así es. Y hay que tomarlo con muchísima prudencia. El Gobierno Mexicano ejecuta dinero público a través de más de mil programas. Hay que elegir cuáles son los más importantes, empezar con esos, y que vayan madurando sistemas, y poco a poco expandirlos a todos los programas del Gobierno Federal.

 
Blogs
 
Síguelo en Twitter Alejandro Barros
El escritorio de Alejandro Barros
Algunas cifras para la discusión Software Libre vs Software Privativo
En estos días hemos visto un intenso debate sobre el uso del software libre[...]
Síguelo en Twitter Alejandro Pisanty
Anuncios sobre la transición en la administración del DNS en ICANN - IANA
El día de hoy se produjeron importantes anuncios relativos a la administración[...]
Isabel Davara
Firma Electrónica
Guía para la formulación de la Estrategia Digital Estatal y Municipal
El pasado primero de julio la Comisión Intersecretarial para el Desarrollo[...]
Síguelo en Twitter Rodrigo Sandoval
GobLink
Apps en Latinoamérica.
El mundo de las Apps para un gobierno móvil apenas comienza. En la entrada[...]
 
 
 
Comparte | Más
Valoración :
Tu voto: (ninguno), Promedio total: 0 (0 votos)
 
 
 
Comenta este artículo:
*Campos obligatorios

Tu nombre*:
Tu correo electrónico*:
Tu correo electrónico no será mostrado públicamente
Título de tu comentario:
Tu comentario*:
*Se reserva el derecho de remover o restringir la publicación de comentarios injuriosos.
 
Comentarios sobre este artículo
 
0 comentario(s)
 
    Nexos
Ediciones Cal y Arena Nexos
 
 
 
Kit de Ventas PD            |            Normas de privacidad            |            Mapa del sitio
Todos los derechos reservados ©2009 Política Digital
Socio AMIPCI